Ruta del Cares desde Caín

Scroll

Aunque la auténtica ruta del Cares comienza o acaba, según se mire, en Posada de Valdeón (León), actualmente es más popular comenzarla desde Caín, ya que nos ahorraremos unos cuantos kilómetros.

Caín de Valdeón, es posiblemente el pueblo más bonito de Picos de Europa, se encuentra en una olla rodeado de montañas. Aunque pueda parecer lo contrario, Caín es uno de los pueblos de menor altitud de la provincia de León y el que sitúa más bajo de todos en Picos de Europa, a tan solo 460 metros de altitud.

Si procedes de Asturias, desde Cangas de Onís cogemos la carretera N-625 hasta Riaño y de ahí el desvío a Posada de Valdeón. Para llegar a Caín desde Posada de Valdeón es sencillo, solo hay que seguir la carretera que sale de la calle Travesía de los Llanos y continuar por ella hasta llegar a Caín.

El desplazamiento en coche desde Posada hasta Caín es por carretera de montaña por lo que hay que tener bastante precaución. La carretera es bastante estrecha, serpenteante y de doble dirección. Con lo cual para dejar pasar a los coches que vienen en dirección contraria, hay varios recodos donde detener el coche y ceder el paso.

Antes de llegar a Caín, por el camino hay varias zonas dignas de ver, así que si nos apetece podemos parar a contemplar el Mirador del Tombo, la Ermita de Corona y el Chorco de los Lobos.

Una vez llegados al pueblo, en donde hay bares y hostal, podremos aparcar por la zona (en temporada alta se habilitan terrenos privados por alrededor de 3€ el día) y tras contemplar la belleza del lugar, nos dirigimos hacia el este que es donde comienza la Ruta del Cares. No hay problema para encontrarlo ya que está bien señalizado.

Sendero entre la roca

La Ruta desde Caín es sencilla, no hay grandes desniveles y es sin duda la parte más impresionante de todo el recorrido. Nada más comenzar nos encontramos con el Puente de los Pinteros y tras este podremos ver una pequeña presa y un puente que nos lleva a cruzar el río Cares. A partir de ahí parte del camino será por unos túneles y terrazas excavadas en la montaña.

Una vez pasado ésto, la vista se irá abriendo y subiendo en altitud. Pasando el Puente de Bolín y más tarde por el de los Rebecos, podremos disfrutar del precioso paisaje de altas montañas y de la naturaleza que le rodea. Donde no es extraño encontrarnos cabras que pastan por la zona y algún que otro animal que allí habita.

Conforme vamos avanzando y una vez en territorio asturiano, el camino irá descendiendo y nos quedará un último obstáculo que solventar, un gran desnivel que solventado nos llevará hasta el final del la ruta en Poncebos.

Mapa de la ruta:

Esta web utiliza cookies. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Encuentre más información aquí.